TABLEROS DIGITALES INTERACTIVOS


Pizarra digital

La enseñanza siempre ha sido un trabajo difícil, por su complejidad y por la infinidad de situaciones distintas ante las que el docente tiene que enfrentarse, día tras día, en las aulas, donde alumnos con diferentes capacidades, intereses y procedencias aprenden a conocer el mundo y a actuar en él y, sobre todo, aprenden a “ser” y a convivir.

En la actualidad, el vertiginoso cambio cultural en la tecni-ficada y globalizada sociedad de la información exige nue-vos planteamientos educativos (nuevos contenidos, formación para el aprendizaje continuo, nuevas metodologías...). Por otra parte, las fuertes corrientes migratorias hacia los países con mayor bienestar demandan más que nunca la atención a la diversidad en las aulas. Y éstas son dos circunstancias que complican aún más, si cabe, el trabajo del profesorado.

En este contexto, el profesorado necesita medios (infraes-tructuras, recursos didácticos...) y una sólida formación pe-dagógica (no basta con la pedagogía de hace unos años) que le facilite un adecuado conocimiento sobre estas nue-vas situaciones y le proporcione recursos metodológicos para poder realizar con eficiencia y eficacia su trabajo me-diador en los aprendizajes de sus alumnos.

Entre los recursos que las nuevas tecnologías (TIC) ponen al alcance de los docentes, la “pizarra digital” constituye, sin duda, el que proporciona un mayor potencial didáctico, al tiempo que induce una progresiva introducción de prácticas innovadoras y centradas en la actividad del estudian-te; especialmente si el profesorado recibe una pequeña for-mación en modelos de aplicación didáctica de la “pizarra digital”.

La “pizarra digital” permite proyectar y comentar en las cla-ses cualquier documento o trabajo realizado por los profe-sores o los estudiantes, y constituye una ventana a través de la cual pueden entrar en las aulas (¡por fin!) los recursos educativos que proporcionan los medios de comunicación e Internet. Por si fuera poco, el uso de la “pizarra digital” resulta extremadamente sencillo para todos, ya que no se requieren más conocimientos informáticos que saber escribir con el ordenador y navegar por Internet.